(0221) 423-0487 / 512-2337
En Defensa de los DDHH
No announcement available or all announcement expired.

Vecinos de Tandil se quejan por la falta de seguridad

Unos 50 vecinos se manifestaron frente a la Municipalidad para exigir que se tomen medidas contra la inseguridad que se ha incrementado principalmente en las últimas semanas, con gran cantidad de asaltos con la modalidad de motochorros, entre otros delitos. Las autoridades se comprometieron a reforzar los operativos preventivos, aunque resaltaron que no pueden modificar las leyes para encarcelar a los menores, que son en muchos casos protagonistas de este tipo de robos.

El grupo de personas se fue acercando poco a poco a la Plaza Independencia, a partir de las 19.30. Un rato después, las autoridades municipales y policiales se acercaron a ellos y allí escucharon las demandas de los ciudadanos autoconvocados de distintos barrios de la ciudad.

En primer lugar, Graciela Nicodemo, la convocante a la manifestación y quien fue víctima de un asalto de motochorros, planteó que “todos conocemos alguien a quien le han robado” y pidió soluciones.

Consideró que “las leyes tienen que cambiar” para que puedan encarcelar a los menores.

“Yo trabajo de noche y no estoy tranquila ahora. ¿Qué tengo que hacer, pedir un plan de Gobierno para que me mantengan como los mantienen a ellos?”, se preguntó.

Mientras que otra de las mujeres lanzó: “La gente no puede ir a trabajar tranquila”.

Si bien varios vecinos reconocieron que luego de la gran cantidad de asaltos de motochorros que hubo en las últimas semanas vieron mucha más presencia policial, cuestionaron que los hechos siguen sucediendo.

Graciela Nicodemo advirtió, junto a su marido, lo que podría suceder en un futuro cercano si las autoridades no logran frenar esto a tiempo, ya que ella y su familia vinieron a vivir a Tandil por la inseguridad que ponía en jaque al conurbano bonaerense.

“En la puerta de casa en Buenos Aires nos quisieron hacer una entradera con cuatro delincuentes, a cuchillazos y piñas. Teníamos a los chicos adentro. Era vida o muerte. Ellos o nosotros. Venimos a contarlo acá para advertir lo que puede llegar a pasar. Escuchen, es algo que vivimos, abran los ojos”, expresaron.

Y argumentaron que “todavía esto es un paraíso, pero hay que estar prevenido porque puede cambiar”. Además, contaron que allá tenían toda una organización con sus hijos en caso de que ingresara algún delincuente. Cada uno de ellos sabía lo que tenía que hacer. “No es algo que deba vivir un chico”, aseguraron.

fuente: eleco.com.ar
               QM Noticias, BAD